Actualizado

Actualizado a las

Opinión

Opinión

Yo digo Tomás Roncero

Españoles, porteros y sensatos

Existe una leyenda urbana, más o menos basada en hechos reales, que califica a los porteros como "unos locos entrañables". En el caso de Gatti no hay discusión porque lo lleva incorporado en el apodo. Con mi amigo Buyo tampoco hay problema para incluirle en ese lote porque sus increíbles voladas en el Bernabéu y su manera de picar a Futre en los derbis le convertían en un tipo diferente. Reina también es un chaval apasionado, extrovertido y alegre de la vida que lo mismo hace la parada del año que moviliza como speaker a medio millón de personas en Cibeles. Pero también hay un perfil de portero sobrio, que empezó con Iribar y ha seguido ahora con Casillas, que ha dibujado una nueva versión de esta profesión de riesgo. En ese grupo se encuentran nuestros dos goalkeepers de esta noche de Champions: Diego López y De Gea.

Los dos son Escorpio: el madridista nació el 3 de noviembre (1981) y el red devil el 7 de noviembre (1990). Este horóscopo nos habla de gente intuitiva, profunda, seria y autoritaria. Los dos están unidos por el mismo cordón umbilical: formados en la cantera de Madrid y Atleti y ambos obligados a emigrar para hacer fortuna. Los dos son gigantes: 1,96 Diego López y 1,91 De Gea. El gallego se tuvo que ir al no poder luchar, en aquel momento, contra una leyenda (Iker). El madrileño se fue porque su Atleti necesitaba hacer caja y se sacrificó como en su día Fernando Torres. Esta noche, medio mundo verá los vuelos, blocajes y salidas de puños de ambos. Diego ha esperado muchos años este momento y ya se comió al Manchester. Y De Gea querrá dejar claro a Ferguson que Van der Sar ya es sólo parte del pasado. La eliminatoria pasará por estos cuatro guantes...