Opinión

Opinión

El Madrid va a tener un problema

Segunda derrota consecutiva del Madrid de baloncesto. La primera, hace una semana, dejó heridas. Fue ante el Barcelona, y significó la eliminación en la Copa. La segunda, ayer, resultó más intrascendente. Ante un equipo, por cierto, eliminado también a la primera en su Copa y que va quinto en su Liga. La derrota no pone en peligro la clasificación, pero aumenta las dudas sobre el rendimiento de los hombres altos del equipo. Lo peor del asunto es que las dudas se ciernen sobre los hombres altos fichados esta temporada para reforzar el equipo: Slaugther y Hettsheimeir. Ayer entre los dos totalizaron 24:23 minutos y no aportaron más que tres puntos. Pues son refuerzos relativos y discutibles. Ninguno se hace imprescindible.

Llegaron al equipo, porque se fue Tomic, Begic no acaba de imponerse y a Reyes se le va agotando la gasolina. Pues si estos dos tienen que sujetar ofensivamente al equipo, como ayer sucedió, hay un problema. Un problema que se agrava cuando los hombres altos sólo anotan el 30% de los puntos -sucedió frente al Barcelona-, y eso que ahí se incluyen los 17 puntos de Mirotic. Ya no es sólo cuestión de encontrar pivots que intimiden, sino pivots que puedan anotar con regularidad más de diez puntos - nada del otro mundo-, para proporcionar más posibilidades ofensivas y mayor contundencia. La temporada avanza, y Slaugther y Hettsheimeir no van a más. Cuando hay una jugada decisiva, el juego interior no cuenta. Un problema menos para el rival.