Opinión

Opinión

Las denuncias de Carlos Jiménez

Carlos Jiménez, actualmente en el cuadro técnico del Unicaja, dice en el Boletín de la Federación Española de Baloncesto: "El baloncesto actual está demasiado programado tácticamente, y en consecuencia permite cada vez menos decisiones individuales. Los continuos cambios de club o de entrenador provocan que jugadores muy bien preparados técnica y físicamente deban estar en permanente proceso de adaptación a las nuevas situaciones que se encuentran". Es algo que venimos denunciando desde hace tiempo, por lo cual me alegro de que haya acreditados jugadores que se sumen a esta denuncia. Cada vez son más, y la pena es que tengan que esperar a retirarse para hacerlo. En activo no se atreven. Los entrenadores tienen demasiado poder.

Las rotaciones han convertido a los entrenadores en dueños y señores del baloncesto. Pongo un ejemplo: en la final de Copa los entrenadores realizaron 54 cambios. Al comenzar el segundo cuarto, no quedaba ningún jugador del Barcelona ni del Valencia que hubiera comenzado el partido. Pero todo dentro de un orden, en pro de la gestión de grupo y como siguiendo una planilla al margen de que el jugador lo hiciera bien o mal. Tomic fue cambiado cinco veces; Lorbek, cuatro; Navarro, Oleson y Wallace, tres... Y una consideración más: Carlos Jiménez habla de la también denunciada volatilidad de las plantillas. Me he molestado en contar por cuántos clubes han pasado los jugadores de la final de Copa. Asómbrense: ¡en 117!