Actualizado

Actualizado a las

Opinión

Opinión

El Calderón jaleó a Asenjo

Cuando Asenjo subió a rematar el Calderón aplaudió. Los aficionados rojiblancos jalearon al guardameta en su intento de marcar y a nadie le pareció una bravuconada ver al meta sumado al ataque. En el fragor de la batalla el Atlético (especialista en elaborar jugadas a balón parado) erró en la acción. Todos dentro del área pequeña y nadie fuera, sólo Juanfran quien, por otro lado, debió de hacer falta para evitar el contragolpe. El día anterior en el Bernabéu el colegiado no dejó lanzar de esquina y en el Calderón el árbitro no sólo lo hizo sino que dejó acabar la posterior jugada, maléfica para el Atlético. Juzgar la jugada a posteriori, sabiendo lo que pasó, es sencillo. El doble o nada le salió esta vez mal a Simeone. ¿Qué hubiera pasado si Asenjo hubiera logrado rematar? Ahora el Cholo sería más héroe que nunca. El técnico y sus ayudantes pensaron que al lanzar el córner el encuentro acabaría, pero no fue así. Está claro que en ese partido todo le fue contrario al conjunto rojiblanco, desde el primer minuto hasta el final.

El Atlético está, además, en esa fase donde todo le sale mal: desgastado física y mentalmente por las tres competiciones y con los principales futbolistas en baja forma. Falcao no está al nivel que mostró en la primera parte de la temporada, Adrián no ha aparecido y el equipo no tiene un sustituto para cuando Arda no tiene su día. El bajón en el juego coincide con la falta de acierto de cara a gol: en Vallecas el Atlético tuvo un par de oportunidades para meterse en el encuentro y las falló y ante el Rubin el equipo madrileño desperdició goles cantados. Con todo eso, si hay un equipo capaz de levantar ese 0-2 es el Atlético, club acostumbrado a grandes pifias y también a gestas heroicas. El 'pecado' no es grave pues el equipo es segundo de Liga y semifinalista copero.