Actualizado

Actualizado a las

Opinión

Opinión

Alguersuari, víctima de la coyuntura

Echándole un vistazo a lo que será la parrilla de la F-1 en 2012 carece de sentido insinuar siquiera que Jaime Alguersuari no tiene sitio en ella. Supera en talento, palmarés, experiencia y preparación a buena parte de los pilotos de la segunda mitad de la tabla, empezando por los dos que le quitaron el puesto en Toro Rosso, en una de las decisiones más arbitrarias e injustas de la historia del campeonato. Por eso entiendo perfectamente la decepción y desilusión de este chaval de 22 años, todo un prodigio de precocidad que ha visto su carrera truncada por decisiones que nada tienen que ver con el deporte y mucho con el negocio.

Alguersuari tenía un volante en Force India desde prácticamente el arranque de la pasada temporada. Casi un año de negociaciones, contactos y promesas que se han ido al traste por un motivo tan simple como cruel: las finanzas de su propietario se tambalean y necesita hacer caja para dar viabilidad a su proyecto. Porque ésa es la única carencia evidente de Jaime, que hoy ser español, por desgracia, tiene mucho menos predicamento que ser ruso, indio o alemán. Maldita crisis...