Opinión

Opinión

Instrucciones para la calma

Juan Cruz

El Barça es un gran equipo que en ocasiones está al borde del ataque de nervios. Lo remedia siguiendo unas instrucciones para conservar la calma. El remedio proviene del arsenal de su propio juego. Se deposita el antídoto en la capacidad que da Messi para rectificar los errores en los que incurren futbolistas menos goleadores. Esta vez incluso alivió la actuación desconcertante del árbitro, que anuló jugadas importantes que acabaron en gol, y fabricó primero el empate y luego el desempate como si hubiera sido enviado e a salvar la honra del equipo que él ha situado en la cúspide.

Ese es el ansiolítico del Barça. En este medicamento esencial para su funcionamiento contribuye el antídoto que supone Iniesta, pero ayer ya estaba resuelta la cuestión cuando entró en el campo el de Fuentealbilla. Messi había cumplido la función de rehacer al Barça. Al final el Granada puso a prueba a Valdés. Pero éste también tiene medicamentos contra la ansiedad.