Opinión

Opinión

Djukic sin lámpara y sin mesa

No hubo partido. El Valladolid no apareció a lo largo de la tarde. Sin hacer algo extraordinario el Atlético le endosó a su rival la derrota más contundente que los de Djukic han sufrido a lo largo de la presente temporada. Los de Simeone necesitaban un revulsivo urgente tras las últimas dos derrotas y lo encontraron anoche en el lugar idóneo y ante el rival ideal. El Valladolid salió tocado y con el tempranero gol de Falcao terminó por desmoronarse como un azucarillo. El Atlético fue orden y contundencia, con un Costa espectacular arriba. Los pucelanos fueron pura impotencia.

Y pudo buscar más variantes Djukic pero la sensación es que poca cosa podría cambiar. Pudo jugar con Manucho y Guerra juntos para tratar de hacer un delantero de dos que rinden a medias. Pudo probar a Óscar de medio centro pero no estaba la noche para florituras y, según el serbio, tampoco para experimentos. En Navidad Djukic pidió una lámpara y le trajeron un sofá. Pidió una mesa y Suárez le trajo una silla. Y la silla y el sofá a coste cero, casi de saldo. Y ahora sin Ebert, ni Víctor, ni Valiente y sin la lámpara y la mesa supongo que nadie en el club se atreverá a pedirle más.