Actualizado

Actualizado a las

Opinión

Opinión

Sergio Ramos, España y el Madrid

Sergio Ramos lleva 16 expulsiones en el Real Madrid, 12 en Liga, dos en Copa y dos en Champions. Es el jugador récord de la historia del club en este sentido. Aventaja en tres a Hierro. ¿Es para tanto? ¿Es un jugador tan violento? Me parece que si somos sinceros la respuesta es que no. Hay algo en este proceso que tiene que ver con la pérdida, o algo peor, del prestigio o mando del Madrid en los despachos. Las comparaciones son odiosas, pero no ociosas: Benito sólo fue expulsado tres veces en partidos de Liga y jugó en el Madrid cinco temporadas más de las que lleva hasta ahora Sergio Ramos en el club.

Algo hay de extravagante y de extraordinario en esto, para los que conocemos ambas épocas, para los que vimos jugar a ambos. El contraste es aún mayor si se piensa que Sergio Ramos ha jugado 99 partidos con la Selección sin haber sido expulsado. Es verdad que en la Champions se ha ido fuera antes de tiempo dos veces, pero una de ellas fue de manera forzada, aquel día en el que a petición de Mourinho provocaron segunda tarjeta él y Xabi Alonso, de manera que esa se puede aparcar. La otra fue contra el Olympiacos, con una tarjeta roja cuando el partido estaba a punto de finalizar.

Le demos las vueltas que le demos, estamos manejando números lo bastante altos como para sacar conclusiones estadísticas: a Sergio Ramos le echan mucho más con el Madrid que con la Selección y le echan mucho más en España que en Europa. De paso, se puede decir también que le echan más Iturralde (tres veces) y Paradas, Teixeira y Undiano (dos veces) que ningún otro árbitro. Algo que coincide con las peores sospechas del madridismo. Es verdad que Sergio Ramos podría ser más cuidadoso, pero algo hay en todo este desarrollo de sucesos que no me encaja.