Actualizado

Actualizado a las

Opinión

Opinión

Cristiano como pirotecnia electoral

Este verano hay elecciones, o renovación de mandato de Florentino si de nuevo no encuentra oposición. Puede ser, porque lo pone difícil, con tantos millones por delante para presentarse, además del alargue de la antigüedad requerida como socio a veinte años, lo que eliminó a un posible candidato, Vicente Boluda. A Florentino le gusta jugar sin oposición y hace mal. Esa obsesión por exterminar toda disidencia le lleva a extraviarse en sus delirios, por falta de contrapeso. Y así perdió el control tanto de los Galácticos como de Mourinho. Le vendría bien una oposición que le obligara a esmerarse.

Pero tenga o no tenga oposición, necesitará algo sustancioso para el verano, porque lo que se ha mantenido de su modelo de un proyecto a otro ha sido la constante necesidad de llamar la atención (en el buen sentido) para mantener el prestigio del club en lo posible a una altura en la que los resultados deportivos ya no lo mantienen. Anunciar otra reforma del Bernabéu, que incluiría cubierta, no es para tanto. Ya prometió eso en unas elecciones que resultan lejanas (con póster-anuncio insertado en los periódicos), no lo cumplió y nadie se acuerda ya de aquello. La ilusión está en los nombres propios.

¿Cuáles hay? Si se va Mourinho, como Florentino se ha hartado a decir que es el mejor del mundo, el que le suceda será necesariamente peor, o al menos no podrá decir otra cosa. El mercado guarda pocas perlas. Bale es fenomenal, pero ante lo que hoy tienen el Barça y el Madrid no resulta la pirotecnia electoral apropiada. Neymar está dificilísimo y además el socio recela. Queda la renovación de Cristiano Ronaldo, que se debería haber hecho ya. Retrasarla para convertirla en pirotecnia electoral no es una estrategia que resulte estimulante para el crack, que lo va a poner difícil. Y con todo el derecho.