Opinión

Opinión

El Milán espera un milagro

El Milán se presenta a este gran desafío con una sola ventaja: no tiene nada que perder. Todo el mundo, incluso la gran mayoría de sus aficionados, está convencido de que no hay comparación entre los dos equipos. San Siro tendrá un lleno absoluto, que no se ha producido en toda la temporada, con 80.000 espectadores y un récord de recaudación de más de cinco millones de euros. El ambiente será a favor del equipo de Allegri, pero las supuestas ventajas terminan aquí. La verdad es que el Milán busca un milagro porque no tendrá a Balotelli, que jugó la Champions con el City, y se quedó ayer sin dos posibles alternativas para el centro del campo: Flamini y Nocerino. Como en la primera parte de la liga, el hombre clave podría ser El Shaarawy.

El delantero italo-egipcio lleva quince goles en la liga y jugará, como siempre, por la banda izquierda formando la tripleta de ataque con Pazzini y Boateng, mientras que los jóvenes Niang y el exbarcelonista Bojan comenzarán en el banquillo. El problema no es solamente hacerle goles a un Barça que no parece tan defensivo como antes, sino salvaguardar la portería con otro empate a cero como hace un año, porque la defensa del Milán es el punto débil del equipo esta temporada. "Cada uno dice lo suyo -ha comentado Allegri-, pero si no cambian las normas esta noche, el partido empieza con empate a cero, y esto significa que podemos jugarlo sin complejos". Todo está listo, aunque Berlusconi no ha confirmado su presencia. Sólo falta el milagro.