Actualizado

Actualizado a las

Opinión

Opinión

Un partido difícil para resucitar

El Depor sufre una seria hemorragia en el sistema defensivo que puede resultar letal. Cincuenta y cuatro goles encajados en la Liga (2,25 por partido), señalan con el índice dónde tiene Fernando Vázquez un problema urgente por resolver. Los de Riazor han mostrado una fragilidad temeraria con Oltra y con Domingos. Un equipo partido en dos muchas veces, lento en el retorno, blandito de mitad hacia atrás. No pareció mejorar del todo ante el Sevilla y la mala noticia en A Coruña es que aterriza el Real Madrid, con sesenta goles a favor (2,5 por encuentro).

No le queda otra salida al Depor que apretar los dientes. Tiene equipo y hay calidad para no vivir en tan angustiosa precariedad. No corresponden sus 16 puntos de la tabla con el nivel de la plantilla que ahora maneja Vázquez. Puede resucitar el Depor ¡claro que sí! Pero el sábado será un día difícil para lograrlo, ante un Madrid con toda la artillería en el campo, aunque quizás tenga la cabeza en Barcelona y Manchester. Riazor volverá a ser un hervidero para los blancos, porque el farolillo rojo no da el perfil de mal equipo. Al contrario.