Actualizado

Actualizado a las

Opinión

Opinión

El fútbol español ya ventea la crisis

Cayó el Atleti, víctima de su mal remate aquí y allí y de aquel extravagante gol fuera de hora, con Orbaiz perseguido por Sergio Asenjo. Bueno, y también de su pésima primera parte en Madrid, en la que jugó con desinterés impropio. La suerte hay que merecerla. El Rubin Kazán ha jugado con la misma intensidad los 180 minutos, el Atlético sólo tres cuartas partes de ese total. Su caída es una mala noticia que viene a sumarse a la sensación depresiva que nos han dejado los partidos ida de octavos en Champions. Porque estamos de repente a contrapié en Europa, colgados de ese ejemplar Levante.

Los cuatro de la Champions han salido mal, sí, pero pienso que no debe cundir el pánico. A cada uno le ha pasado lo que le ha pasado por distintas razones. El Valencia tenía en el PSG mucho toro, un equipo que ha invertido una barbaridad en reforzarse y es líder en Francia. El Málaga jugó en Oporto, un campo difícil, pero es que además el suyo es un caso de equipo en derribo, que ha perdido elementos, sobre todo Monreal, que se sabe sin futuro en Europa y con el jeque harto de poner. Y al Madrid, el United (que es muy líder de la Premier) se le cerró bien y no le dejó desplegar la velocidad de su juego.

Queda lo del Barça, lo más inesperado. El Barça es más que el Milán, pero jugó peor, nadie sabe bien por qué, y se llevó un resultado muy malo. Todo junto conforma una atmósfera de duda sobre el valor de nuestro fútbol, pero yo no sacaría conclusiones. Según el baremo UEFA, salimos de la fase de grupo con 11,000, sólo superados por Alemania (11,214) y bastante mejor que Inglaterra (9,714). Una mala racha de dos semanas fastidia, pero no debe confundirnos. Nuestro fútbol es fuerte, sólo que nadie está a salvo de una racha de reveses. La crisis todavía no ha llegado, aunque sí se empieza a ventear ya.