Opinión

Opinión

Villa enciende la mecha

Juan Cruz

En medio de la estrategia que requiere el frío -el que vino de Milán y el que hacía anoche- Villa prendió la mecha y Tello activó el entusiasmo; una defensa contagiada por la escasa calidad de sus recientes prestaciones volvió a dejar al equipo con la cabeza rota fuera del agua. Pero Villa lo rescató y el joven extremo, un estilete sin fortuna ante el gol, dejó dicho que el fútbol es posible aun en las situaciones de mediocridad. Cómo no, Messi fue decisivo. La mecha está prendida, otra vez, pero el Sevilla le demostró al Barcelona que su recuperación siempre depende de que en los últimos metros juegue a su favor la suerte.

Para su fortuna, ayer la histeria no fue la consecuencia de la incertidumbre. Ahora faltan dos reválidas. Para la del martes, que es la reválida del honor, parece equipado el Barcelona. Quién sabe qué tendrá que hacer para remontar al Milán. Ahí sí que tendrá que vencer con más autoridad.