Actualizado

Actualizado a las

Opinión

Opinión

Ahora que hacen caso a Florentino...

De verdad que no os entiendo, Tomás. Por una vez que el mensaje evangelizador de Florentino Pérez cala en el Camp Nou en boca de Jordi Roura, se monta el cirio. Ayer, en su comparecencia de prensa, Roura, además de tirar un bistec a Mourinho que el portugués se zampó antes de que cayera al suelo, el técnico aplicó las sabias palabras que Florentino Pérez dirigió a los señores socios del Real Madrid en el curso de una celebrada entrega de insignias.

Te acordarás perfectamente, tú que tienes esa cabeza, de que el presidente del Madrid dio en el clavo y aseguró que "madridismo y señorío también es defenderse de lo injusto, lo irregular y arbitrario y denunciarlo". Pues bien, el mensaje ha tardado en cuajar pero, finalmente, ese modesto equipo del país petit de los campanarios y etcétera se lo ha aplicado a rajatabla: "Valores y barcelonismo no es sólo poner la otra mejilla e ir con el lirio en la mano. También es denunciar las injusticias y las agresiones". Y eso, como bien sabes, porque lo dijo también Florentino Pérez, nos hace más grandes a todos, hace mejor al fútbol. Qué ciegos estuvieron esos que ahora viven en Nueva York queriendo ir de Gandhi por la vida, cuando ya desde el Madrid, como pasa habitualmente, enseñaban el camino correcto, que nunca es un camino de rosas.

Por lo tanto, querido amigo, no entiendo ni la extrañeza ni la censura a esas palabras de Roura que, una vez más, demostraban que Pérez estaba en lo cierto. El único que no lo ha entendido así es el señor Mourinho, que ante la caída de Roura, cual Saulo camino de Damasco, abandonó su sepulcral retiro para hacernos partícipes de sus reflexiones (siempre positivas, nunca negativas) antes de un duelo deportivo al tiempo que en justa compensación enumeraba las virtudes del rival, nunca enemigo.