Opinión

Opinión

Penalti de Piqué y dos goles ilegales

Viktor Kassai realizó un arbitraje listo y con tintes caseros. No se mojó en los momentos decisivos, como en el 15', cuando existe penalti de Piqué por un control intencionado con el codo dentro del área. Debió pitar penalti. Sin embargo, acertó al no señalar penaltis una mano de Alexis, en el 31', ya que no existe ninguna intencionalidad y es el balón el que da en el brazo del jugador. De igual modo sucedió en el 48' con Bartra, cuya mano no es voluntaria y es el balón el que golpea al jugador.

El primer gol del Bayern es legal. Cuando Dante se eleva lo hace sin hacer falta, es cuando va cayendo cuando pone las manos a la altura del pecho de Alves, pero sin hacer falta. En cambio, el segundo gol sí debió ser anulado, pues existe fuera de juego de Mario Gómez en el momento de rematar. Tampoco debió subir el tercer gol de los alemanes, pues cuando Robben entra en el área seguido de Alba, existe una obstrucción intencionada de Müller. La obstruccción debió ser señalada. Inadmisible la actitud de Jordi Alba al lanzar el balón a la cara a Robben.