Estás leyendo

Un reto colosal... e inalcanzable

Un reto colosal... e inalcanzable

La capacidad humana no es que sea ilimitada, pero casi. Sobre todo en algunas cualidades. La velocidad, por ejemplo, tiene un límite. No parece posible que el hombre pueda correr a una velocidad de 60 kilómetros por hora; ni siquiera de 50. Pero la resistencia, en cambio, se puede mejorar con el entrenamiento y alcanzar distancias tremendas. No hablamos ya de la maratón, prácticamente al alcance de cualquier persona sana que se lo proponga, ni siquiera de los 100 kilómetros, que el hombre ha llegado a hacer en seis horas y media, sino de correr sin parar durante 24 horas y superar los 250 kilómetros, o de afrontar una carrera de 1.000 kilómetros en seis días. Y aún hay retos superiores: siete Ironman en siete días.

Josef Ajram no lo ha conseguido. Lo ha intentado haciendo un Ironman (3,8 kilómetros de natación, 180 de ciclismo y 42 corriendo) en cada una de las siete islas canarias, pero ayer se retiró cuando iba por la segunda. Siete Ironman seguidos no los ha hecho nadie en el mundo. Cinco, sí. Ajram los terminó hace dos años. Esta vez se trataba de siete. Una barbaridad. No da tiempo a que el cuerpo se recupere del esfuerzo, porque al ir necesariamente a ritmo pausado, tampoco hay tiempo para dormir las horas que hacen falta. Esta vez el desafío Red Bull no se ha culminado. La Naturaleza ha ganado. Todo tiene un límite. Incluso la resistencia humana. No potencialmente, pero al Ironman tampoco se le puede hacer de menos.

Comentarios

Comentarios no disponibles

También te puede interesar