Opinión

Opinión

Balagué

El United está al acecho de Messi porque cree que su venta es una posibilidad

Peculiaridad. Pep Guardiola, en la única oportunidad en que se ha ofrecido a analizar con detalle su relación con Leo Messi, me cuenta lo siguiente en el recientemente publicado retrato autorizado de La Pulga: “Él siempre lo dice: ‘Cuando me cierro, me cierro, y no hablo con nadie, y me tengo que curar solo’, y se le debe respetar. Al principio me costaba entenderlo y con el tiempo lo vas haciendo. Te das cuenta de que es una persona diferente. Como cada uno, tiene sus cosas y durante esos días lo dejas y, cuando tú percibes que quiere que le hables, tú vas y le hablas”.

Frustración. Ya se ha explicado aquí que el equipo a menudo no juega con Leo, que ha simplificado sus respuestas a los problemas que plantean los equipos rivales. Ante el Athletic la propuesta azulgrana fue más ortodoxa y se vio un mejor Leo, al igual que ante el City o el Madrid en Liga. Aún así, se habla de misterio cuando se intenta explicar qué le ocurre. Cuando Messi ve pasar de lejos el balón, que de repente ha dejado de ser un amigo, la Pulga se frustra. También lo hacía con Pep, pero éste, que siente que lo hizo todo por Leo, le dio mil vueltas a la cabeza para conseguir que Messi estuviera a gusto. Con éxito.

Campaña. No hay misterio, pues: se han de cumplir todas esas condiciones para sacar lo mejor de Messi. Y eso no ha ocurrido esta temporada. En un análisis simplista, se ha echado a los leones al futbolista que se ha sentido desprotegido. ¿Son las críticas a Leo intencionadas? Su frustración es deportiva, sí, pero existe la sensación de que hay una campaña contra su persona.

Regateo. La comparación con el gran fichaje de esta directiva, Neymar, se hace inevitable. Se ignora su irregular rendimiento pese a ser uno de los jugadores más caros de la historia y no da la impresión de que se defienda del mismo modo al jugador más importante del equipo. Se dijo que iba a ser el mejor pagado, pero en las primeras ofertas de renovación iba a cobrar menos globalmente que lo que recibe ahora. Y en la última el club ignora cosas que se habían acordado ya. ¿Es necesario tanto regateo?

¿Una venta? Parece que se ha puesto la pelota en el campo de Leo Messi para dejarle expuesto ante la opinión pública. ¿Con qué objetivo? Una venta, que se ha contemplado, lo explicaría todo. El caso es que no se puede vender al mejor jugador del mundo, pero sí a un futbolista inmanejable, que no volverá a ser el mismo, que detiene el avance de otros, que sólo piensa en el Mundial… y esas otras cosas que se dicen de él. El Manchester United está recabando información sobre Leo por si se anima a dar el salto.