Estás leyendo

El amigo travieso

El amigo travieso

El Barça es como el amigo travieso al que estás deseando ver y que en seguida te pone nervioso. Ayer fue tan imprevisible que pudo haber goleado (más) y pudo haber perdido. El Valencia no tenía sino que lanzarse y el Barça le regalaba el vacío. Dos veces lo intentó, dos veces lo consiguió. Cuando Laura Martínez (que regresó al Carrusel de la SER: a mí me rejuvenece esta mujer, su voz, su gracia, su genuina curiosidad, su risa) reclamó a Messi, éste vino, hizo algunas cosas preciosas; pero fueron Luis Suárez y Neymar los héroes extraviados de este equipo que parece divertirse (como los amigos traviesos) haciendo sufrir a su clientela.

Hubo fútbol, buen fútbol; el Valencia tuvo su ración de peligrosidad, sus empates sucesivos, pero Messi tiene una mano muy larga, que a veces le presta a Neymar. Al final el brasileño se comió el campo, y a su marcador, hizo una jugada olímpica y nos dejó más tranquilos. El amigo travieso nos tuvo en vilo. Pero al final LaLiga sigue ahí, no es imposible

0 Comentarios

Mostrar

Te puede interesar