Estás leyendo

Federer, Nadal y la revolución

Federer, Nadal y la revolución

El tenis, como en un déjà vu, vuelve a pivotar alrededor de dos nombres: Roger Federer y Rafa Nadal. La Race, la clasificación que se rige por los puntos acumulados en el año y que marca el camino al Masters para los ocho mejores, tiene al campeón en Australia e Indian Wells (35 años) primero con 3.055. El español (cumplirá 31 en Roland Garros) es segundo con 1.645. Novak Djokovic se ha desinflado peligrosamente (18º) y Andy Murray (10º), también. En 2016, con Federer y Nadal fuera de la lucha por las lesiones, el serbio y el británico protagonizaron un sprint tremendo para acabar el curso en lo más alto de la clasificación ATP —algo que Murray no selló hasta el último partido, en la final de Londres—, que parece haberles dejado tocados. De físico y de mente. En Miami no jugará ninguno.

La ATP intenta desde hace tiempo dar vuelo a nuevas caras, preocupada por el relevo. Pero en los grandes escenarios siguen apareciendo los mismos. Desde 2003, año en que Federer abrió su cuenta de Grand Slams en Wimbledon, el llamado ‘Big-Four’ ha conquistado 47 de los 55 grandes. Sólo Roddick, Gaudio, Safin, Del Potro y Cilic (uno cada uno) y Wawrinka (tres) han aprovechado las pequeñas grietas que han ofrecido los ogros del circuito. En Masters 1.000, 72 de los 82 últimos también han sido para ellos. De los jugadores en la barrera de los 25 años que aparecen entre los 20 primeros de la Race, el brillante pero inconstante Kyrgios da una de cal y otra de arena. Dimitrov sigue encasillado como eterna promesa y Thiem, Sock y Carreño viajan aún un escalón por debajo. La revolución no ha llegado.

0 Comentarios

Mostrar

Te puede interesar