Estás leyendo

56 puntos y el torneo de la Alhambra

56 puntos y el torneo de la Alhambra

No merecía la temporada del Espanyol de Quique, más que correcta y esperanzadora en la medida en que la próxima den un paso adelante, una despedida tan tortuosa como la vivida en Granada. Era la última jornada de Liga, pero por su intrascendencia pudo haber sido el torneo de la Alhambra. Algo así como un partido de pretemporada justo antes de iniciarse las vacaciones. Fue un tratado en favor de Einstein, concretamente de su teoría de la relatividad: si algunos partidos se pasaron en un abrir y cerrar de ojos por su intensidad o por lo que había en juego, los 90 minutos de Los Cármenes resultaron interminables.

Casi sin querer ha ganado el Espanyol en sus dos últimas salidas del curso, A Coruña y Granada, especialmente después de la manera en la que llegaron los dos goles de este viernes. Y termina con 56 puntos, una puntuación no vista desde 2005, a la espera de ese objetivo de la octava plaza, que responde a la necesidad del ser humano de tener siempre una meta por la que luchar. La de los pericos el curso que viene está clara: mejorar, luchar por Europa, enganchar aún más.

0 Comentarios

Mostrar