Estás leyendo

Dos Españas en Macedonia

Dos Españas en Macedonia

Dos partes. El triunfo en Macedonia dejó un poso agridulce. Gustó la España que se vio en el primer tiempo, decidida y enérgica en cada uno de los pases. Suficiente para liquidar a Macedonia. No agradó, en cambio, su raquítica versión tras el descanso, descontrolada y sin vuelo.

Inicio arrollador. Estructurada bajo el timón creativo de Iniesta, Thiago, Silva e Isco, la Selección derribó el muro de pladur macedonio durante el primer acto. Una actuación autoritaria con picos de posesión del 87% y once jugadas de peligro en su haber.

Falso extremo. Angelovski planeó una especie de doble tapón con Tosevski y Ristovski en el ala izquierda española. No le sirvió de nada. El recorrido y la producción de Jordi Alba, señalado después con Ramos en el 1-2, desmontó su estrategia.

Apagón. No se explica lo sucedido en la reanudación. El equipo de Lopetegui reguló en demasía, careció de picante ofensivo y acabó por oxigenar a una Macedonia que se envalentonó con el gol. Estuvo cerca de estropearlo todo.

Un ciclón

Jordi Alba rompió desde atrás en el 1-0 y ofreció una línea de pase a Iniesta. Ristovski desatendió su función de seguir al lateral español.

Amplitud por banda

La defensa de cinco de Macedonia liberaba los costados. Isco y Silva lo entendieron. El malagueño puso la mecha del gol de Diego Costa. 

0 Comentarios

Mostrar